La animación sociocultural en las residencias de mayores

La animación en la residencia tiene efectos preventivos del envejecimiento y también efectos terapeúticos, pues sirve para mantener la autonomía personal. He aquí algunas técnicas que se pueden usar con personas mayores, especialmente en las residencias:

Imagen

  • La kinesioterapia. Tiene la finalidad de mantener aquellos gestos que puedan evitar o retrasar la dependencia física. Puede utilizarse como terapia preventiva o curativa.
  • La ergoterapia. Es un método de rehabilitación funcional y psicológica que consiste en crear y mantener actividades de trabajo de tipo artesanal, poniendo en juego los grupos musculares que se elijan, suscitando al mismo tiempo un interés unido a la confección del objeto.
  • Los talleres de memoria. Ofrecen un lugar de encuentro estimulante para el entrenamiento progresivo de la memoria. No tratan de detener su degradación normal ni de devolver la memoria a las personas con demencia, sino de frenar la pérdida de memoria de las personas mayores que ven mermar sus posibilidades.
  • Los grupos de conversación. Son encuentros-discusiones en un lugar, duración y horario previamente establecidos alrededor de un tema escogido de antemano, a poder ser propiciado por los propios usuarios. Pretenden favorecer la comunicación entre las personas mayores y el personal de la residencia.
  • La terapia a través del arte. En el ámbito de la geriatría, la creatividad y las actividades artísticas son un medio de expresión libre que favorece la comunicación y cuya finalidad debe desembocar sober las nociones de autoestima, de utilidad social o de transmisión de saberes: dibujo, collage, pintura, escultura, modelado, musicoterapia, danza, expresión corporal, teatro, etc.
  • El contacto con el mundo exterior. A partir de la organización de salidas, viajes, encuentros, organización de exposiciones, etc.
  • La animación deportiva. Tiene la función de preservar la salud física, psicológica y social de las personas mayores, lo que les permite conservar su autonomía y su inserción en el seno de un grupo. Con ello se favorece el mantenimiento de una independencia funcional, prueba de equilibrio, de salud y de una cierta calidad de vida.
  • El desarrollo cultural. A partir de la lectura de libros, periódicos, cuentos, poesía, etc., de la escritura en periódicos internos, revista de residencia, cuaderno de recuerdos, etc. También mediante actividades audiovisuales como radio, televisión, CDs, vídeo, fotografía, informática, etcétera.

La diversión, el pasatiempo y el juego son actividades que permiten luchar contra el aburrimiento, aportan placer y distracción y favorecen nuevas relaciones e intercambios, al tiempo que suscitan el interés por la acción y estimulan la atención, la reflexión y la memoria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s